CONSULTA DE ENFERMERÍA DERMATOLÓGICA. DIEZ AÑOS DE EVOLUCIÓN: 2002-2012

Autores: Martín de Aguilera -Moro MC; Hernández-Orta P; Pina-García R; Blasco-Zoco M.

 

INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS

Las Consultas de Enfermería Dermatológica (CEDER) atienden a pacientes procedentes de las consultas médicas del servicio de dermatología tanto con patología crónica, como es el caso de la Psoriasis, como en procesos agudos y quirúrgicos.

Antes de la creación de la CEDER  se realizaban actividades de Enfermería delegadas y colaboraciones con el dermatólogo (instrumentación, curas, aplicación y lectura de pruebas de contacto, etc…), sin llegar a desarrollar actividades propias de nuestra profesión.

La evolución a lo largo de estos 10 años de existencia y las prestaciones que poco a poco se han ido introduciendo han sido determinadas por  las necesidades que los pacientes nos han ido planteando y por los avances e  implantación de las nuevas posibilidades terapéuticas.

El propósito de nuestro trabajo de investigación es ver la evolución de las CEDER en los últimos 10 años.

METODOLOGÍA

Estudio observacional retrospectivo y descriptivo de los pacientes que acudieron a la Consulta de Enfermería Dermatológica del Hospital Reina Sofía de Tudela (Navarra), desde los años comprendidos entre el 2002 y el 2012.

RESULTADOS:

Presento la actividad de nuestra consulta durante los 10 años de actividad (2002-2012). Se han atendido  12.488 visitas: Curas: 3.737; tratamientos tópicos: 4283; Curetajes: 655; Pruebas Epicutaneas: 430; Inmuno local: 712;  Control Psoriasis: 426; tratamientos Biolóºgicos : 113; Control de tratamientos: 532; Terapia Foto dinámica: 462; Maquillaje Corrector: 52; Informacion telefónica; 969; Infiltraciones : 19; Revisión de historias; 19.

CONCLUSIONES

La puesta en marcha de las CEDER y el incremento de sus prestaciones supone un gran avance en el cuidado integral e individualizado de estos pacientes., ya que una adecuada información de la enfermedad y su tratamiento ayuda a mejorar el cumplimiento y la adhesión terapéutica.

Además se observa una mejora en la relación de confianza Dermatólogo-Enfermera-Paciente y permite a las enfermeras trabajar de manera científica y organizada. De este modo, la Enfermería puede demostrar su capacitación y especialización en el cuidado de la integridad cutánea.