Caso clínico apósito bacteriostático [Ferrero Rodriguez y JL Bayon Velasco ML]

Ferrero-Rodríguez J L, Bayón-Velasco M.L.

 CASO CLÍNICO:

Paciente varón de 45 años, indigente, rumano, con domicilio en la calle, acude a urgencias, por la noche, el 19-Junio -2012 por   lesiones en cuello, manos y pies. Es remitido a la consulta de Dermatología. Fue visto en este servicio por primera vez al día siguiente.  El dermatólogo le pautó vía sistémica Cloxacilina y lo derivó a la consulta de enfermería.

El paciente llega orientado, hidratado, algo desnutrido. Presenta ampollas serohemorrágicas en dorso de pie derecho (dudas sobre posible celulitis). La causa de las ampollas se sospecha que es por quemadura solar y algún componente traumático.

Nuestra actuación fue la siguiente:

Lavado con solución jabonosa con clorhexidina al 4%. Posteriormente se drenaron las flictenas, lecho rojo, contenido serohemático. Se ponen apósitos impregnados de Polihexanida y betaína (solución para el lavado de heridas) 10 minutos en cada lesión.

Ponemos ácidos grasos en el lecho de las quemaduras y alrededor. Encima un apósito bacteriostático y vendaje compresivo en ambas piernas y apósitos oclusivos en el resto. Se realizan curas diarias los primeros días, aplazándolos posteriormente de una manera progresiva. Va evolucionando favorablemente. En una de las curas se aplicó pomada de betametasona /gentamicina.

El apósito bacteriostático utilizado es una esponja que incorpora los pigmentos naturales: azul de metileno y violeta de genciana proporcionando un amplio espectro de protección bacteriostática.  Se usa recortándolo a la medida de la lesión. Se moja con suero salino estéril y se cubre con un apósito secundario (en este caso han sido apósitos de gasa) para prevenir el desplazamiento y mantener el grado de humedad. Requiere cambio   diario o no dependiendo de que conserve el color azul.

El paciente es dado de alta el día 4-Julio-2012 por resolución de los problemas motivo de la consulta.