Dermatitis de contacto a proteínas: técnicas diagnóstica

Sierra-Talamantes C, Zaragoza-Ninet V, Fornés-Pujalte B, Palomar-Llatas F.

Consorcio Hospital General Universitario de Valencia.

Servicio de Dermatología. Unidad de alergia de Contacto. Área de la Piel

 

INTRODUCCIÓN

La dermatitis de contacto a proteínas es un proceso alérgico recurrente, subagudo o crónico, localizada de manera habitual en las manos y/o los antebrazos,  con episodios de intensa reagudización, tras contactar el paciente con sustancias de elevado contenido proteico a las que se encuentra sensibilizado.

CLÍNICA

Las manifestaciones clínicas se presentan, generalmente, en los primeros 30 minutos tras la exposición al alérgeno, aunque hay descritos casos de manifestación retardada. Son lesiones, generalmente, de tipo eczematoso o, en ocasiones, urticarizantes acompañados de  una sensación de escozor, quemazón u hormigueo, prurito, eritema, pápulas y/o vesícula y lesiones de rascado.

Factores predisponentes: Profesionales relacionados con los animales, la pesca, la sanidad o pacientes con dermatitis atópica.

Etiología: Los agentes etiológicos responsables  son proteínas, o «material proteináceo» de sustancias  que pertenecen a 4 grupos de proteínas: animales, vegetales, granos y harinas de cereales, y enzimas.

Patogenia:En la patogenia se ven implicados procesos de hipersensibilidad inmediata y procesos de hipersensibilidad retardada.

Diagnóstico:Actualmente el método diagnóstico de la DCP se fundamenta  en la determinación de IgE específica en el suero y las pruebas de alergia cutánea (pruebas del parche, prick-test, prickbyprick test, prueba de escarificación y prueba de frotamiento).

Pronóstico:El pronóstico con relación a su evolución es malo con tendencia a la cronicidad pero la remisión es rápida cuando se evita la exposición al alérgeno.

Tratamiento:Evitar el contacto con las proteínas implicadas,tratamiento sintomático local, según el estadio clínico de las lesiones y tratamiento sistémico con antihistamínicos.