Consulta de asesoramiento en cura en ambiente húmedo. optimizar recursos, mejorando la calidad y la seguridad

Arantón-Areosa L, Delgado-Fernandez R, Vidal-Maroño E, Quintián-Méndez M, Fraga-Sampedro ML, Pesado-Cartelle JA.

Gerencia de Gestión Integrada del Área Sanitaria de Ferrol.

RESUMEN:

La gestión eficiente del Deterioro de la Integridad Cutánea y Tisular (DICyT) necesita un enfoque global y propuestas innovadoras por lo que hemos puesto en marcha una Unidad de Asesoramiento en Cura en Ambiente Húmedo (UACAH) como complemento a la estrategia desarrollada en Galicia con el programa “Ulceras Fora” (incluye nuevo catálogo con 31 apósitos diferentes, actualización de recomendaciones de utilización y un completo programa formativo en prevención y tratamiento, para todos los profesionales).

OBJETIVOS:

–          Promover un Plan de Mejora Integral en Prevención y Tratamiento del DICyT

–          Establecer una sistemática común de actuación para la valoración, indicación, solicitud, administración y registro en DICyT, validando la unificación de criterios de actuación, mejora de registros y optimización de recursos.

METODOLOGÍA:

A través de un equipo de mejora (profesionales de reconocida experiencia en el ámbito del DICyT), y a partir de la técnica cualitativa de búsqueda de consenso dentro do grupo nominal, se procede a adaptar e implantar los procedimientos de prevención y tratamiento, así como a diseñar e implementar las sistemáticas de actuación, registro, validación, análisis y difusión de resultados.

RESULTADOS:

La UACAH inicia su actividad en septiembre de 2011 a cargo de un profesional de reconocida trayectoria y experiencia. Progresivamente se perfilan e implementan los programas, incidiendo en la prevención de lesiones junto a la utilización adecuada de productos, como estrategia para minimizar el problema y racionalizar los consumos.

Se actualizan, adaptan e implantan todos los procedimientos relacionados con DICyT; se diseñan, implantan e implementan los consiguientes algoritmos de decisión y actuación, la sistemática de solicitud de apósitos (vía telemática), sistemática de revisión y recogida de datos (historia clínica electrónica), sistemática de la consulta y asesoramiento (teléfono, correo electrónico y sesiones clínicas), diseño de indicadores y sistemática para la comunicación de los resultados a los profesionales implicados. Paralelamente se diseña e imparte un programa formativo teórico – práctico específico en función de las necesidades que se van evidenciando y se diseña una guía resumen práctica (de bolsillo).

Durante el primer semestre de 2012:

–     Se han revisado 3.537 solicitudes de apósitos (582 de hospital, 2.834 de centros de salud y 121 de centros sociosanitarios). Se aceptaron 3.335, se propusieron modificaciones en 20 y se rechazaron 182 por no ser adecuada la indicación.

–     Se identifican los centros peticionarios y a los profesionales solicitantes (el 80 % del consumo de apósitos se produce en atención primaria)

–     Se identifican 1.345 pacientes, el 55,8 % mujeres (48% mayores de 64 años) y el 44,2 % hombres (30,6 mayores de 64 años), que presentan un total de 1.622 heridas: el 13,7 % úlceras por presión y el 6,5 % úlceras vasculares (destaca negativamente que el 61 % de los pacientes no tiene registrado el tipo de lesión)

–     Se consumieron 81.163 apósitos (35.418 primarios y 45.745 secundarios), lo que equivale a un gasto económico de 253.500 €. Entre los apósitos primarios, los más utilizados fueron los de hidrofibra (15,8 %) y los de hidrofibra con plata (12,3 %) y entre los secundarios, los de espuma adhesiva (24,8%) e hidrocoloides extrafinos ( 9 %),.

–     Con respecto al mismo periodo de 2011 se ha producido un descenso medio en consumos cuantificado entre 40.000 y 50.000 € mensuales.

–     Se informa mensualmente a los mandos intermedios de los resultados de su servicio, unidad o centro y a cada profesional a título individual y comparativamente con el resto del área.

CONCLUSIONES:

El asesoramiento, permite al profesional mejorar la indicación, aportando más alternativas de tratamiento y optimizando los consumos. Se ha reforzado el uso de la historia clínica electrónica, aumentando tanto el nivel de registro, como su calidad.

La UACAH ha facilitado la implantación e implementación de algoritmos de decisión y actuación basados en evidencia científica, contribuyendo a la unificación de criterios y actuación de los profesionales, minimizando la variabilidad y garantizando la continuidad de los cuidados y la coordinación adecuada entre niveles asistenciales.

Asegurando la indicación adecuada de los apósitos y sin ningún tipo de limitación en el catálogo, se han mejorado los resultados globales y la calidad asistencial, optimizando además el gasto económico.