Actuación de la enfermera en el manejo del dolor durante la terapia fotodinámica

Isabel Serra Guillén (Profesora CEU, Cardenal Herrera)

RESUMEN

La terapia fotodinámica (TFD) es un tratamiento relativamente novedoso para el tratamiento del precáncer y cáncer cutáneo, la técnica la realiza la enfermera desde el principio hasta el final.

Una de las limitaciones de la TFD como tal, es que no existe una normalización de los cuidados enfermeros en este campo, por lo que el objetivo principal de esta revisión es normalizar la intervención enfermera en la TFD, así como determinar qué pacientes manifiestan un mayor grado de dolor durante la TFD e identificar qué medidas son efectivas para paliar el dolor en la TFD.

HIPÓTESIS

El correcto manejo del dolor en la TFD por parte de la enfermera, posibilita la calidad asistencial y evitan el abandono del tratamiento.

OBJETIVOS

General:

  • Normalizar la intervención enfermera en la TFD.

Específicos:

  • Determinar qué pacientes manifiestan un mayor grado de dolor durante la TFD.
  • Identificar qué medidas son efectivas para paliar el dolor en la TFD.
  • Determinar qué pacientes deben ser derivados al dermatólogo para que sean sometidos a anestesia de bloqueos nerviosos.

METODOLOGÍA

Revisión sistemática de la bibliografía publicada desde 2008, hasta diciembre de  2011

RESULTADOS

Partiendo de los resultados obtenidos en esta revisión se puede predecir que los pacientes que más dolor van a padecer son:

ü  Fototipo bajo de piel tendrán más dolor que los que tienen un fototipo alto.

ü  Pacientes con queratosis actínicas.

ü  Pacientes con lesiones en cara y cuero cabelludo.

ü  Pacientes tratados con luz roja más dolor que con luz azul.

ü  Los pacientes tratados con crema de ALA tendrán más dolor que los tratados con MAL (Metvix R).

Partiendo de los resultados obtenidos en esta revisión, se puede concluir que para el tratamiento del dolor:

ü  El frío es efectivo contra el dolor moderado.

ü  La conversación y la distracción influyen en la disminución de la percepción del dolor del paciente.

ü  Las pausas en la iluminación son efectivas contra el dolor moderado.

ü  Las cremas anestésicas tópicas no son efectivas ni recomendables porque son contraproducentes para el efecto óptimo de la técnica.

ü  La anestesia local no es bien tolerada por el paciente debido a los múltiples pinchazos.

ü  Los bloqueos nerviosos en cara es la mejor opción para tratar el dolor en zonas ampliar dónde se prevé que habrá dolor intenso.

 

Se podrían derivar al dermatólogo para que se les realice un bloqueo nervioso, a aquellos pacientes con múltiples queratosis actínicas en cuero cabelludo y cara, ya que según este estudio serán los que tendrán dolor muy intenso.