Abordaje terapéutico de quemadura dérmica superficial en mano derecha producida por líquido caliente

Autores: F. García Collado ³;  S. Álvarez Millán ¹;  M.C. Rivera Fernández ³;  A.M. Ramírez Pizano ²;

  E. Franco García  ³;  M. García Murillo ³;

 1.- Coordinador de Cuidados U.G.C San Juan Aznalfarache (Sevilla).

2.- Enfermera U.G.C Cirugía General y Digestiva Hospital Universitario Virgen del Rocío (Sevilla).

3.- Enfermero de Familia U.G.C San Juan Aznalfarache (Sevilla).

 

INTRODUCCION

Mujer de 36 años que acude a consulta programada tras ser remitida desde urgencias de AP donde fue  valorada y curada 24 horas antes por acudir con Quemadura Dérmica Superficial  por escaldadura en dorso de mano derecha, zonaadyacente a intervención quirúrgica de Ganglión4 días antes. A su llegada a urgencias, presentaba restos de flictena de aproximadamente 6 x 4 cm. rota de manera espontánea, siendo extirpados sus restos de manera aséptica y curada con gasa vaselinada en primera instancia.

 

OBJETIVOS

Mediante el tratamiento de elección demostraremos su efectividadconsiguiendo su cicatrización completa utilizando como ÚNICO apósito primario la Hidrofibra hidrocoloide con plata, AQUACEL AG®, los 11 días que dura el proceso.

 

METODOLOGIA y RESULTADOS

Se retira la gasa vaselinada no adherente (LINITUL®) colocada en urgencias 24 horas antes y tras lavado y desinfección de la zona, se aplica apósito de Hidrofibra Ag sobre el lecho de la lesión, sobresaliendo éste   sobre el contorno de la misma; cubriremos éste con apósito tradicional secundario.

Inicialmente revisamos la lesión a las 48 horas (día 2)para visualizar el aspecto de la misma y la saturación del apósito; tras comprobar la saturación del mismo, recortaremos todo el apósito sobrante no saturado.A continuación y debido a la zona de movilidad de la mano donde se encuentra situada la lesión, humedecemos el apósito primario con suero salino para evitar retracciones. Aplicaremos nueva capa de Hidrofibra sobre el apósito primario y  programamos siguiente revisión pasadas 96 horas (día 6). Revisamos de nuevo a las 72 horas,desprendiéndose el apósito primario completamente (día 9).  Se consigue un excelente resultado: cicatrización y epitelización  total de la lesión en 11 días.

 

 CONCLUSIÓN

La elección de esta pauta terapéutica, a priori, ha  reducido de manera considerable el riesgo de infección,  ya que han sido necesarias tan sólo 5 actos de curas, no siendo la totalidad de los mismos necesarios en cuanto a la realización de alguna intervención, sino más bien enfocados a la observación del caso y al comportamiento del apósito.